<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17665852\x26blogName\x3dArgon%C3%A1uticas+2.0\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://argonauticas.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://argonauticas.blogspot.com/\x26vt\x3d-7909358320680329614', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Argonáuticas 2.0

Detectivismo Literario

Guarismos

martes, febrero 14, 2006

Tarek William Saab era diputado a principios de los años 90. Lo recuerdo bien porque en esa época tenía 18 años y era estudiante universitario (no él, sino yo) y solía ver todos los días una valla publicitaria en la que Saab, sonriente, aparecía junto a un número telefónico para todo aquél que decidiese ser objetor de conciencia ante el servicio militar obligatorio.

Eso era en los 90. Con 18. Es decir: 90+18=118108.

En ese entonces estaba casi seguro que jamás tendría que lidiar con ese esperpento que era (que debe seguir siendo) el servicio militar obligatorio: usaba lentes, tenía pie plano, estudiaba un pregrado y, sobre todo, no era taxativamente pobre (en este país, tristemente, aún hoy sólo los pobres "pagan" ese servicio). Pero era, también, un objetor de conciencia de un anarquismo romántico, deseoso de tener algún instante heróico, de modo que alguna vez anoté el teléfono en alguna libreta de notas. Por eso lo recuerdo. Por eso recuerdo ese 118108.

Hoy, más de diez años después (léase 10), Tarek William Saab es gobernador del gobierno con más militares activos como funcionarios del Estado (léase muchos). Es, además, un poeta.

Por eso, por poeta, hace algún tiempo (poco, por lo visto) Saab fue invitado por el gobierno de Castro hasta Pakistán. Fue una invitación poética, si se me permite la infidencia. Una invitación junto a una comisión de médicos cubanos entre los que él, por lo visto, debía blandir su propia pluma. Fue, desde luego, lo que hizo: tomó apuntes, escribió un libro. Un comunicado de prensa de la gobernación del Estado Anzoátegui lo explica todo, salvo el hecho de ser, de pronto, una nueva promotora literaria:

En este sentido, el primer mandatario estadal destacó que luego de un proceso creativo de nueve días y la mezcla de diversos géneros literarios como: la crónica, poesía, relato, descripción y hasta entrevistas, que recogen en más de 111 páginas la hazaña humanitaria de la Misión Médico Cubana desplegada en Pakistán; así como también la edición de dos millones de ejemplares que serán repartido por todo el mundo y traducido en 6 idiomas (árabe, ingles, francés, pakistaní, italiano y español)

(En este sentido, ¿por qué los periodistas utilizarán tanto esa frase como conectivo? En fin, en este sentido, vale la pena recordar que se trata de nueve dias. Varios géneros. 111 Páginas. Dos millones de ejemplares. 6 idiomas. Es decir: 9, Varios, 111, 6 y 2.000.000. O si se quiere: 2.000.000, 6, 111, Varios y 9).

Otros números: hoy el editorial de Tal Cual aporta un nuevo detalle a esta nueva y decidida obra de ese extraño género que es la literatura gubernamental: la propaganda de difusión del libro en tres medios de comunicación nacional habría costado, para el día de ayer, 55 millones 502 mil 462 bolívares. Es decir: 55.502.462.

Otra cifra: la promoción del libro lleva, consigo, un cintillo, es este: "Rumbo a los 10 millones de votos para CHAVEZ".

En fin, poesía. Poesía numérica. Algo que, de pronto, súbitamente, viene a inspirarme para producir un poema después de tanto tiempo. Es algo como esto:

Lejos. En 90. Yo 18.
Ah, remotos 118108.

Años ah.

9
Febriles, inspirados 9.
111 trenes inspirados son.
111 trenes que a volar salen
en 2.000.000
todos 2.000.000
Babel en 6 lenguas
impávida
me mira

Pero he allí,
raudo,
oculto,
indómito: Vil dinero.
Vil, de veras.
Viles 55.502.462

Dolor. Varios Géneros en dolor.

Pero ah, a qué temer.

¡10.000.000!


Un poema hermoso, me parece, si es que podemos hablar sin falsas modestias. Más: un bello gesto lírico que emula, aleteante, aquél antigo Cabrera Infante de 1975, con 0.

Etiquetas:

Por P. E. Rodríguez/R.Coll, 9:15 a. m.

0 Comments:

Add a comment