<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d17665852\x26blogName\x3dArgon%C3%A1uticas+2.0\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://argonauticas.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://argonauticas.blogspot.com/\x26vt\x3d-7909358320680329614', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Argonáuticas 2.0

Detectivismo Literario

Un episodio arqueológico

jueves, agosto 10, 2006


No lo sabía: Esquire está al aire (o al papel, para el caso da casi lo mismo) desde Octubre de 1933.

Precisamente, la imagen de este post corresponde con el cover de esa primera edición que prometía concentrarse en la ficción, los deportes, el humor, la ropa, el arte y las caricaturas, o en otro términos, casi todo el inventario temático políticamente correcto por el cual podría interesarse el hombre de aquella época (cómo se nota que los carros eran, todavía, un artículo que giraba en otra órbita del consumo y que las rubias y morenas en tanga estaban, todavía, un poco lejos de la nebulosa comercial de los años siguientes entre buenos dividendos de postguerra y convenientes métodos anticonceptivos).

Tampoco sabía esto otro: aquí, puede visitarse la amplia galería de covers de una revista que, al menos en el pasado cercano, significó un lugar privilegiado para mirar de cerca qué demonios estaba haciendo toda una generación de cuentistas en lengua inglesa.

Por cierto, visitar la galería es dar un largo recorrido por portadas que son, al mismo tiempo, imágenes casi arquetípicas de una buena parte de una historia que todavía estamos viviendo. O lo que es casi igual: un recorrido optimista, vagamente naïf, dentro de ese vasto álbum de familia que fue el alegre desenfreno del siglo XX.

Etiquetas:

Por P. E. Rodríguez/R.Coll, 10:40 a. m.

0 Comments:

Add a comment